“[Los dijo Fernando Trinidad, coordinador general indígena de los

“Los indígenas Sienten que los rechazan, que violan sus derechos, los discriminan, manipulan y explotan. La realidad es que están viviendo una situación sumamente difícil”, dijo Fernando Trinidad, coordinador general indígena de los centros educativos de la delegación. La mejor manera para sacar adelante a la juventud indígena es enfocarse en su educación. De acuerdo con la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas y el Convenio 169 de la OIT sobre pueblos indígenas y tribales, los pueblos indígenas tienen derecho a la educación tanto a título individual como colectivo. Sin embargo, dos de cada tres nin?os entre los 6 y 14 an?os que  no estudian son indi?genas, eso es cinco veces mayor que el anafalbetismo de la poblacion indigena en el mismo rango de edad. Es difícil para los padres indígenas encontrar una escuela que puedan pagar donde sus hijos puedan aprender sin importar sus barreras lingüísticas, donde el niño mantenga una buena autoestima, y donde no lo discriminen. En efecto de que la mayoría no completa o hace sus estudios, a la población indígena le resulta difícil conseguir trabajos. La mayoría de los indígenas se ven obligados a aceptar trabajos peligrosos, informales, en condiciones de pobreza y con horarios flexibles. El 46.9% de la poblacio?n indigena de 15 an?os en adelante trabaja o busca trabajo. El acceso a servicios ba?sicos como la educacio?n, servicios de salud, y residencias, son fundamnetales para el desarrollo de la poblacio?n indigena. El 14.3% de las viviendas de indi?genas no tiene agua potable, esto representa ma?s del triple del porcentaje de viviendas de personas que no hablan lenguas indigenas que viven en la misma condicio?n. El 25.5% de las viviendas de indígenas tampoco tienen drenaje. La ausencia de servicios básicos como estos nos hacen notar que tan poco se invierte en los pueblos indígenas. Los grupos indígenas son la base de nuestra identidad y cultura como mexicanos. Esta en nuestras manos a que ellos se sientan orgullosos de su cultura y alcancen una mejor calidad de vida.